Sex Academy Blog

Sex Academy Blog

¿Te apetece un teabagging caliente?

Te dirá que sí, sin pensarlo dos veces.

Teabagging no es un tipo de té que haya salido nuevo al mercado, aunque su nombre viene realmente de ahí, de mojar las bolsitas de té en una taza con agua caliente.

Es una práctica sexual muy erótica, en la cual se sustituyen las bolsitas por los testículos del hombre y la taza por una boca ardiente y una lengua muy juguetona. Es tan excitante y gozoso este acto sexual, que hace las delicias de la persona que lame y chupa los testículos como de quién lo recibe.

El nombre Teabagging es un término que proviene de Inglaterra y sabemos que allí son unos locos sibaritas del té. Y quien mejor que ellos para bautizarlo de esta forma.

Y es que con el nombre acertaron de lleno.
El sexo es tan original que es muy difícil ponerle límites.

¿Cuándo comenzar con el teabagging?

Pues el teabagging no tiene horario, ni fecha en el calendario cuando hay ganas de sexo por ambas partes.

Al fin y al cabo, es como cualquier otra práctica sexual, no hay un momento establecido. El sexo se disfruta de muchas maneras, con las posturas que se antojen y utilizando diferentes partes de nuestro cuerpo. Todo vale, si hay consentimiento entre los participantes.

En el teabagging, lo primero es buscar la comodidad, así que una manera de hacerlo es con la pareja acostada o sentada en la cama y él de cuclillas o de rodillas con los testículos sobre su rostro.

Tan solo con adoptar esta postura, la temperatura de ambos podría reventar cualquier termómetro.

Como todo en la vida y con el teabagging no iba a ser menos, existen gustos para todos y todas. Hay testículos perfectamente rasurados y otros bastante poblados de pelo; es como con la tortilla de patatas, hay quien la prefiera sin cebolla y quien la quiera con mucha cebolla, pues con los testículos del hombre es igual. Si no apetece lamer unos testículos con mucho vello, siempre existe la opción de recortar un poco los pelos para acceder a ellos con más facilidad.

No es chupar por chupar

Esta experiencia maravillosa se puede iniciar de muchas maneras.

Con suaves caricias o besando los testículos sensualmente antes de introducir el primero en la boca y seguir con el segundo, si la boca lo permite claro.

No hay unas pautas establecidas, cada cual es libre de dar rienda suelta a su imaginación.

Cuidado con morder la fruta

En un momento como este de excitación y euforia, puede ocurrir que se pierda el control con la boca y en especial con los dientes. Esta práctica es tan apasionada, que podrían dar ganas de morder los testículos como si fueran fresones, pero se trata de hacer ver las estrellas de placer y no de dolor.

Y una vez conocida esta práctica sexual… dime ¿Te apetece un teabagging caliente?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
CLOSE
CLOSE
Abrir chat