Sex Academy Blog

Sex Academy Blog

MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA: UNA FORMA MÁS DE CONTROL SOBRE LA SEXUALIDAD DE LA MUJER

El 27 de noviembre de 2012, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó designar el día 6 de febrero como el Día Internacional de Tolerancia Cero para la Mutilación Genital Femenina, con el objetivo de concienciar y sensibilizar a la población y gobiernos estatales, en pro de la eliminación de esta práctica que afecta al año a más de 3 millones de menores de 15 años a nivel mundial, estimándose que más de 200 millones de niñas y mujeres la han sufrido (UNICEF, 2020). 

¿Pero qué es y en qué consiste este procedimiento? 

Aunque tradicionalmente, se refería a esta práctica con eufemismos como ablación, escisión o circuncisión femenina (entre otros), el término de Mutilación Genital Femenina (MGF) se acuñó por primera vez en los setenta, para enfatizar que se trata de una forma más de maltrato y violencia hacia mujeres y niñas. Desarrollado bajo el pretexto de la tradición y la cultura, supone una violación de derechos humanos que, lejos de ser una práctica aislada, afecta actualmente a un gran número de víctimas en todo el mundo. 

Sin ninguna razón médica y que, además, empeora la salud física, psicológica, sexual y reproductiva de la víctima, es la extirpación parcial o total de los genitales femeninos, así como cualquier tipo de daño intencional realizado a la vulva y/o vagina de mujeres y niñas. 

Variando de un país a otro y entre culturas étnicas, la edad habitual a la que se realiza la MGF oscila entre los días posteriores al nacimiento y la adolescencia, antes de la primera menstruación como ritual de paso hacia la edad adulta. Sin embargo, también existen casos en los que puede realizarse antes del matrimonio o, incluso, a mujeres embarazadas o tras el parto. 

Se trata de un ritual desarrollado por mujeres, hacia mujeres, con carga patriarcal, comunitario y en grupo, cuya encargada de liderarlo y llevar a cabo la mutilación tiende a ser una mujer de edad avanzada a la que se le asume sabiduría y poderes curativos. Sin usar ningún tipo de anestesia médica y con cualquier instrumento cortante (desde cuchillos, hasta hojas de afeitar o trozos de vidrio) se realiza la mutilación usualmente del clítoris, a la niña o mujer, en ocasiones, varias a la vez usando la misma herramienta para todas. Quedando totalmente inmovilizada, la víctima sufre esta tortura durante aproximadamente veinte minutos, siendo, posteriormente limpiada la herida con alcohol, cítricos, cenizas, hierbas, aceites o, incluso, excrementos de animal, lo cual perpetua el dolor y las infecciones en la mayoría de los casos. 

Aunque, habitualmente la práctica más común, es la mutilación del prepucio del clítoris o de éste en su totalidad junto con los labios inferiores, son cuatro los tipos que se conocen de Mutilación Genital Femenina, dependiendo de la etnia practicante:

  • Tipo I. Clitoridectomía: como se ha mencionado, se trata de la mutilación del prepucio del clítoris, conocido como circuncisión, o de éste en su totalidad, clitoridectomía. 
  • Tipo II. Escisión: en este caso, la extirpación puede ser del clítoris total o parcial, de los labios inferiores y, en ocasiones, también de los labios superiores. 
  • Tipo III. Infibulación: se considera la forma más severa de MGF y consiste en la sutura de la abertura vaginal o recolocación a partir del corte de los labios superiores e inferiores, con o sin mutilación del clítoris, dejando un pequeño orificio para la orina y sangre menstrual. En el momento del parto, e incluso en algunos casos, para la noche nupcial, se lleva a cabo una desinfibulación y, posteriormente, de nuevo la reinfibulación
  • Tipo IV. Otros: en este caso, se englobarían todas aquellas alteraciones lesivas que se producen en los genitales femeninos sin razón ni fin médico o terapéutico. Raspados, cauterización, perforación, introcisión (ampliación vaginal), son algunos ejemplos. 

Como es evidente, las consecuencias, tanto a corto como a largo plazo, son múltiples para las niñas y mujeres a las que se les practica esta aberración, impactando en su bienestar y salud integral: hemorragias, problemas urinarios, dolores crónicos, relaciones sexuales dolorosas y traumáticas, infecciones, anemia severa, gangrena y un larguísimo etcétera de problemas obstétricos. Pero también, el shock postraumático que esta experiencia ocasiona en las víctimas puede desembocar en un daño severo de su salud mental y sexual, como la reducción del deseo, anorgasmia, vaginismo o disminución de lubricación (entre otras), así como reducción de autonomía y libertad sexual, pérdida de identidad en su sexualidad basada en el servicio al hombre, y creencias erróneas y de desprecio hacia el propio cuerpo. 

Y es que, pese a que esta práctica se enmascara en un entramado cultural de rito, tradición e identidad comunitaria, la realidad siempre es la misma: controlar la sexualidad femenina, criminalizarla y subordinarla a la del varón. 

Pese a que países como Sudán (en mayo de 2020) han abolido esta práctica e instaurado penas de cárcel para su eliminación total en los últimos años, todavía cerca de treinta países de África, Oriente Medio y Asia, y algunas tribus latinoamericanas continúan ejecutando mutilaciones en los órganos genitales a millones de niñas y mujeres. 

No obstante, es un error creer, desde la perspectiva occidental, que estas prácticas nos pillan muy lejos. Por los movimientos migratorios y el fuerte sentido de pertenencia que esta “tradición” implica para las culturas donde se origina, se han encontrado un gran número de casos de Mutilación Genital Femenina en regiones de Estados Unidos y países de Europa. 

No es un problema aislado. No está lejos y no está erradicado. Muchas mujeres y niñas lo sufren, todavía y cerca. 

La Mutilación Genital Femenina es y ha sido siempre una de las manifestaciones más extremas de desigualdad entre los géneros. 

Mirar hacia otro lado es perpetuar, una vez más, el control sobre la sexualidad de la mujer. 

https://www.unicef.org/es/protection/mutilacion-genital-femenina

Sonia Agulló

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
CLOSE
CLOSE