Sex Academy Blog

Sex Academy Blog

Mamá, soy una niña sin vulva


En los últimos años, estamos conociendo la primera generación de niños y niñas trans que empieza a vivir su infancia con mayor respeto y aceptación social hacia su identidad sexual. Sin embargo, queda mucho camino por recorrer, por lo que nos debemos preguntar: ¿hasta qué punto está dejando de ser tabú la transexualidad en edad infantil?

Sabemos que siempre habrá dificultades para distinguir a los menores transexuales de los niños feminizados o de las niñas virilizadas. Pero ninguna de esas dificultades debe ser un obstáculo para aceptar la existencia de este fenómeno en estas edades. Ellos mismos desvelan su identidad, sus sentimientos y sus necesidades. Desde una edad muy temprana, habitualmente a partir de los 4 años, empiezan a identificarse con el género asumido por ellos mismos, contrario al que se les asignó al nacer, hablan de sí mismos en el género que les corresponde y, además, realizan proyecciones de futuro con el género que sienten como suyo. Pero entonces, ¿qué hace que siga siendo algo tan poco “normalizado” a esta edad, si para ellos es tan fácil de externalizar? Al igual que a una niña se la deja ser niña de forma natural, ¿por qué a una niña trans no? Pensamos que es porque tienen miedo a lo que sienten, pero, en realidad, el miedo que estos niños tienen es al RECHAZO, ya no solo de la sociedad, sino de alguien más importante para ellos, sus familiares. 

Es habitual que las familias puedan sentirse muy contrariadas cuando escuchan a su hijo o hija expresar que se sienten diferentes. Porque quienes suponían que era una niña (porque tenía vulva), resulta que es un niño (porque expresa que lo es). Y viceversa. Es a esta realidad a la que nos referimos cuando hablamos de transexualidad y a la que muchos tienen que enfrentarse cuando se encuentran con ella cara a cara. 

Y cuando llega esta realidad, una lista de preguntas y temores empiezan a surgir sin freno. ¿cómo puedo ayudarle a hacer esta transición?,¿cómo voy a decirles a los demás lo que mi hijo o hija es?, en el colegio ¿cómo los van a tratar? ¿los aceptarán?, ¿se reirán de ellos?,¿qué cambios va a comportar esto…? Pero, todas estas preguntas y miedos solo tienen una respuesta común. Este tránsito al que uno piensa que va a tener que pasar el niño o niña, no es suyo, es de los demás. Se trata de un tránsito en la mirada, en la percepción que tiene la sociedad respecto a este tema.

A estos niños y niñas lo que en realidad les importa es sentirse apoyados, respetados y aceptados. A esta edad, solo quieren tener el valor de expresar cómo son y cómo se sienten. En una entrevista, una madre relató: “fue mi hija la que me tuvo que ayudar a salir del armario y no a la inversa”. 

Así pues, ACEPTEMOS la identidad sentida y expresada, la peculiar manera de ser de cada quien, acompañando el “tránsito” para que puedan vivir de acuerdo a su sexo y, de esta forma, mejorar su calidad de vida. Y por lo que respecta a los que tienen esta realidad cerca, si encontráis personas en la misma situación, podéis intercambiar experiencias, compartir información o también encontrar a profesionales que puedan ayudaros a lo largo del proceso. No penséis que estáis solos, porque no lo estáis.


Por: Claudia Argemí



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
CLOSE
CLOSE
Abrir chat