Sex Academy Blog

Sex Academy Blog

¿Cómo reconocer si estoy en una relación sana?

Siempre me ha fascinado el mundo de las relaciones. ¿Cuándo una relación es sana? ¿Cuándo es tóxica? ¿Cuándo vale la pena seguir luchando por ello, cuándo es mejor pasar página? Todo ello parece fácil, ¿verdad? Yo estoy con una pareja hasta que la relación deja de ser sana. Pero entonces es cuando une empieza a buscar información por internet para saber si estamos en una relación sana. Y nos encontramos con una cantidad aberrante de características que se han de seguir a rajatabla para que consideremos la relación como “sana”. Pero no solo eso, sino que a medida que vas buscando artículos compruebas que la lista es aún más larga de lo que esperabas. Y, claro, lo primero que le viene a une a la mente es, “¡Uff, no sé cómo ni por dónde empezar!”. 

Y eso es totalmente lógico y esperable porque os voy a contar un pequeño secreto: a mí también me ha pasado. He querido comprobar si mi relación es sana o incluso trabajarla para que lo sea más y me he acabado perdiendo en un sinfín de tips que se supone que se tienen que poner práctica. ¡Pero ahí nos equivocamos! No quiero decir que estos consejos estén mal o que no se deban llevar a cabo, sino que estamos enfocando mal en qué consiste mantener una relación sana. En vez de centrarnos en los pilares fundamentales, nuestro pensamiento insiste en mejorar las consecuencias y no, en eliminarlas. Dicho de otra manera, estamos tratando de construir la casa por el tejado. Esto, en algunas ocasiones, puede salir bien, pero en la mayoría deja bastante que desear.

Entonces, la pregunta sigue en pie, ¿en qué consiste mantener una relación sana? Para responderlo, me inspiro en la definición propuesta por Miguel Ruiz J.R. “La base de una relación sana consiste en querer a tu pareja de manera incondicional que no condicional. Aceptando quienes somos y qué queremos en nuestra relación, evitando tener expectativas irrealistas por ambas partes”. ¡Ojo! ¿A qué me refiero con querer a tu pareja de manera incondicional? No me estoy refiriendo al amor idealizado que bebe de la tradición romántica Disneyliana donde la fuerza y magia del destino lo solucionan todo. Por el contrario, hablamos de aceptar a tu pareja con sus defectos y diferencias. Pues amar las cualidades de una persona es fácil, pero amar sus defectos, esa ya es otra historia. 

Esto, a su vez, va ligada a la siguiente idea: para mantener una relación sana, no basta con amarla de manera incondicional, sino que nosotres mismes debemos mostrarnos y aceptarnos, tal y como somos. Como nos vemos influenciades por el amor que sentimos en las primeras etapas, tememos perder a la persona que amamos y solemos mostrar únicamente nuestra mejor versión de nosotres mismes, esa que nosotres pensamos que puede gustar. Esto implica un trabajo y sacrificio extraordinario por nuestra parte. Pues, en numerosas ocasiones, de manera inconsciente, nos esforzamos por complacer a nuestra pareja en detalles que a lo mejor no son realmente relevantes. Y, por ende, exigimos ese mismo esfuerzo por parte de nuestre compañere vital. Y aquí es donde fallamos y acabamos teniendo un conflicto.

Veamos un ejemplo. Desde que Juan está con María, este se esfuerza en estar a la altura de lo que piensa que le importa a María. Por ello, Juan anula su quedada con su amiga Ana para pasar más tiempo con ella el jueves. Pero cuando María comenta a Juan que quiere ver a sus amigos el sábado, él se enfada alegando que ella no quiere pasar más tiempo con él. Cuando, en realidad, eso no significa que María no le quiera o que no quiera pasar tiempo de calidad con él. Aquí el problema está en que Juan ha generado unas expectativas que se han visto frustradas porque no eran la realidad. Es por esta razón que es tan importante mostrarse y aceptarse tal y como une es, ya que esto nos permite también hablar de nuestras necesidades y ser asertivos, comunicar des de nosotres. Del otro modo, el canal de la comunicación se verá mermado, ya que nosotres actuaremos como creemos que a la otra persona le puede gustar y esto es con frecuencia una expectativa nuestra y no, la realidad.

Aun así y teniendo en cuenta lo anterior, la realidad es que cada relación es única y esta será más o menos sana en función de lo que nos aporta. Es decir, si a ambos nos importa ser cariñoses, ser admirades, detallistas, que nuestra pareja se comunique, consiga hacernos reír… Eso será lo que al final realmente importe. Lo que a mí me va bien en una pareja o lo que busco de ella no necesariamente tiene que funcionar con otra pareja. Lo esencial es que consigamos conectar con nuestra pareja bajo el principio del amor incondicional.

Por ello, hay dos ideas muy importantes para mantener una relación sana. La primera es que debemos ser conscientes de cuáles son los cimientos de este tipo de relaciones. Y, por lo tanto, no debemos centrarnos en mejorar las características de una relación tóxica, ya que esto nos llevaría a ir arreglando consecuencias y consecuencias con estos tips. La última idea es que, en realidad, la manera de llevar a cabo una relación sana depende, en última instancia, y valga la redundancia, de cada relación.

Bibliografía recomendada:

Garriga, J. (2013). El buen amor en la pareja. Barcelona, España: Ediciones Destino 

Ruiz. JR, Don Miguel; Amara H. (2019). Los siete secretos de las relaciones sanas y felices. Madrid, España. Urano.

Agatha Armstrong

Psicoterapeuta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
CLOSE
CLOSE
Abrir chat