Sex Academy Blog

Sex Academy Blog

Besar

Hay algo en nosotros, que nos impulsa a juntar nuestros labios unos con otros cuando sentimos deseo y atracción irrefrenable por una persona. Como un campo magnético que se produce entre dos imanes de polos opuestos.

Buscamos nuestras bocas, desesperados sin perder ni un segundo.

Besar es un acto de comunicación y compenetración afectiva. Estimula el deseo sexual y provoca excitación entre la pareja.

¿Son importantes los besos?

En mi opinión, un beso es capaz de mover montañas y conquistar los reinos más inexpugnables.

Incluso pueden ser letales ¿Quién no se muere por un beso? Muchas veces deseamos tanto un beso, que decimos: “Moriría por un beso tuyo”.

Es que por besar, besamos de todo incluso de manera inconsciente. Besas la frente, las manos, las mejillas, a tu perro, estatuas, cartas, peluches y los más desesperados hasta el dinero.

O el beso de la muerte, tan utilizado por la mafia italiana. Si un capo de la camorra italiana te diese un beso en los labios, entonces tus días estarían contados.

Pero no seamos cenizos.

Desde el punto de vista romántico, todos sabemos que los mejores besos son los que se dan con amor y pasión.

No hay romanticismo que se precie si no va acompañada de besos.

Y es en el cine donde encontramos los mejores ejemplos de besos apasionados: “Lo que el viento se llevó”, “Ghost”, “Titanic”, “Cincuenta sombras de Grey”, “Brokeback Mountain”.

Con un beso se crea una conexión de amor tan fuerte, que pocos gestos son capaces de conseguir.

Además un beso aporta otros grandes beneficios.

Los grandes beneficios de un beso

¿Sabías? Cuando besamos, se produce en el cerebro una explosión de diferentes hormonas. Entre las que encontramos la oxitocina (la hormona del amor), la serotonina (hormona que regular el estado de ánimo) y la dopamina (la hormona del bienestar)

Pero además el beso viene con un bonus añadido. Actúa como analgésico, elimina el estrés y aporta bienestar mental y físico.

Y otro dato, no menos interesante es la anatomía del beso.

Los músculos que actúan en un beso

Espero que estés sentado cuando te cuente cuántos músculos pones en funcionamiento cuando besas. Nada más y nada menos que 34 músculos.

Que sí, que cuando besamos lo damos todo.

Entre los músculos más importantes encontramos el elevador labio superior, cigomático menor y mayor, el buccinador, el risorio (el de la risa), orbicular de la boca, depresor del ángulo de la boca, depresor del labio inferior y la borla del mentón, entre otros muchos más músculos faciales. Recuerda que son 34, pero estos son los que más importancia tienen a la hora de besar.

Increíble verdad, nunca somos conscientes del trabajo que le damos a nuestra cara y labios para lograr dar un beso.

Y todavía faltarían los de la lengua, que también tienen su importancia cuando besamos de tornillo.

El beso en el sexo

Aquí sí que no voy afirmar que sin beso no hay sexo. ¿Pero es importante?

Por supuesto, igual de importante y excitante como lamer el pezón a tu pareja, tan erótico como chuparle los dedos de los pies, igual de estupendo como el coito o incluso tan necesario como una caricia.

En el sexo, cualquier gesto o práctica sexual es importante. Todas son igual de relevantes y excitantes. Eso es lo bueno del sexo, cada uno tiene su receta particular.

Pero sí que podríamos afirmar que besar es una de las prácticas más íntimas dentro de una relación sexual. Sentir el aliento de tu pareja. el intercambio de saliva o el jugueteo con las lenguas, estimulan considerablemente el deseo.

Resulta tan placentero besar la boca y transmite tanta implicación, que se podría permanecer minutos y minutos solamente besando o “comiéndose” la boca.

Algunos consideran que un beso puede ser el termómetro que evalúa la conexión entre la pareja.

¿Cuántas veces, en momentos de enfado con la pareja, una de las partes pide un beso para hacer las paces? Digamos que es un salvoconducto a la reconciliación. Incluso se llega a pensar que cuando ya no se tiene necesidad de besar a la pareja es porque se ha perdido atracción sexual por ella. Se pasa de un beso a un piquito y después del piquito a un simple hola o adiós.

Y hablando de variantes del beso, ¿Sabías que en el sexo hay diferentes tipos de beso?

Además del beso en la boca, existen otras maneras de besar a nuestra pareja.

Elige el beso erótico que más te gusta

Beso negro: Consiste en lamer el culo de la pareja sexual, introduciendo la lengua por el agujero del recto, consiguiendo estimular el esfínter. Es considerado como uno de los besos más arriesgados por la cantidad de gérmenes que se encuentran en el recto, por lo que es muy importante tener una buena higiene de la zona para lograr que sea una experiencia placentera y no desagradable.

Beso pompoir o Singapur: Es el beso sin besar con la boca. Consiste en introducir el pene erecto en la vagina y con los músculos de la zona vaginal, conocidos como circunvaginal o pubocoxígea, se hace contracción aprisionando el pene. No es una práctica sencilla de ejecutar, se requiere de bastante tiempo para lograr dominarla.

Beso blanco: Consiste en besarse, tras la eyaculación en la boca de la pareja y otra variante es pasándose el semen de una boca a otra.

Beso rojo o beso del payaso: Practicar sexo oral a una mujer con la menstruación e incluso darle un beso para intercambiar fluidos.

Como ves, un beso da para mucho.
Es como una especie de navaja suiza, te arregla tanto un roto como un descosido.

Ya lo decía Sara Montiel: “Bésame, bésame mucho. Cómo si fuera esta noche la última vez…”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
CLOSE
CLOSE
Abrir chat